PORCELÁNICOS

Porcelánicos

Suelos, fachadas y paredes, lucen con la elegancia de los materiales porcelánicos. Resistentes y poco porosos, los suelos porcelánicos mantienen su aspecto muchos años y reducen al mínimo su mantenimiento y cuidado.

Los suelos porcelánicos están formados de un material cerámico muy duro y homogéneo, prensado en seco y generalmente no esmaltado.
 
Se obtienen de la cocción rápida de materiales ricos en caolinita y contiene una gran cantidad de fundentes. Aunque su composición varia según el fabricante, suele fabricarse con diferentes proporciones de feldespatos, arcillas, caolines, arenas y algunos aditivos.
 
Si en algo se caracterizan las plaquetas porcelánicas es por su baja porosidad. Esto le confiere una resistencia al agua muy importante y simplifica mucho su mantenimiento, tanto en interiores como en exteriores. Es una opción idónea en suelos de espacios con tráfico pesado y en áreas sujetas mucha tensión mecánica o químicas.
 
Existe una amplia gama de suelos porcelánicos. Los fabricantes invierten en innovación y creatividad para dotar al mercado de suelos porcelánicos elegantes y cálidos, a la vez que muy resistentes. La amplia gama de colores y de texturas aumenta al ritmo de la demanda. Los suelos porcelánicos son muy versátiles y combinan a la perfección en estancias modernas y clásicas.
 
Tu estilo no será ningún problema, como tampoco combinar estos suelos con cualquier estilo de decoración, así como en combinación con otros materiales.
 
Existen dos tipos principales de suelos porcelánicos:
 
• Suelos porcelánicos no esmaltados. Tiene un nivel de absorción de agua extremadamente bajo. Se presenta tal como resulta de la cocción (gres porcelánico natural) o se pule para darle brillo y alisarlo. Puede presentar diseños en relieve que tienen fines decorativos y también para hacerlo antideslizante, en caso de suelos exteriores o locales industriales.
 
• Suelos porcelánicos esmaltados, Tiene un nivel de absorción muy bajo de agua, aunque un poco más que los no esmaltados. La cara vista del suelo se recubre de un esmalte vitrificado monocolor o decorado. Su superficie y sus aristas son regulares y bien acabadas, excepto en aquellas baldosas prensadas en seco que tienen una intención de apariencia rústica. En el mercado predominan las formas cuadrada y rectangular, de medidas comprendidas entre 15 x15cm y 60 x120cm.
  
 
Si deseas un material resistente, con muy poco mantenimiento y fácil de limpiar, el suelo porcelánico es una opción muy interesante. En Azul Acocsa ponemos a disposición de nuestros clientes  un amplio catálogo de este tipo de suelos y te asesoraremos en todas tus dudas.